Residuos taller mecánico. ¡Haz tu taller sostenible!

Para mantener el lugar de trabajo en buen estado y cumplir con las regulaciones legales que pretenden reducir el impacto ambiental y promover la sostenibilidad de los talleres, es necesario el manual de gestión ambiental

Este estudio define cómo deben manejarse los residuos sólidos, líquidos, reciclables u de otros tipos en el taller mecánico. Para saber si las instalaciones están habilitadas para almacenar residuos, hay que presentar un estudio del suelo cada 7 años a la administración.

RESIDUOS GENERADOS EN LOS TALLERES Y CÓMO TRATARLOS

Los residuos pueden ser clasificados según su peligrosidad y tratamiento. El aceite de motor, el ATF de las cajas de cambio y los líquidos empleados en direcciones asistidas y frenos son los desechos más dañinos. Estos son residuos líquidos y, según el plan de gestión ambiental del taller automotriz, deben almacenarse en bidones de plástico con tapa situados dentro del edificio o en un sitio cerrado con techo para evitar el contacto con la lluvia.

En el caso de los neumáticos y baterías, se debe seguir un protocolo similar al del aceite. Tras el almacenamiento, para la gestión de los neumáticos y de las baterías se debe contar con una empresa de reciclaje o acudir a un punto limpio para entregar los desechos. Con esa empresa se debe tener un contrato (renovado cada 6 meses) de recogida y tratamiento de los residuos

Residuos y cómo tratarlos

Los productos de mantenimiento que se derramen en el suelo se deben limpiar con sepiolita o papel de celulosa si se derrama sobre los vehículos o el personal. En caso de vertidos accidentales, la ley sobre vertidos líquidos industriales al sistema integral de saneamiento obliga a instalar en la salida sanitaria del edificio un separador de grasas, un dispositivo que en caso de caer aceite al desagüe, evita que este llegue a la red general.

Los residuos más peligrosos, por su impacto ambiental en caso de vertido y contacto con el medio ambiente se encuentran en los trabajos de carrocería y pintura. Algunos ejemplos son:

-Disolventes halogenados

-Botes de aerosol vacíos

-Filtros absorbentes de cabinas de pintura

-Envases plásticos y metálicos

-Polvo de lijado

-Productos de limpieza de herramientas

-Pistolas de pintura

-Trapos de pulir

-Celulosas impregnadas

-Material absorbente para derrames accidentales

-Restos de neumáticos

© Grupo Peña Automoción 2021

Desarrollado por INNN

Tiendas online