Tecnología y coches. ¿Cómo es el mantenimiento de un coche híbrido?

¿Te has preguntado cómo se mantiene un coche híbrido? ¿Qué lo diferencia de un coche a gasolina o diésel?

Elegir un coche híbrido implica una serie de cuestiones que explicaremos a continuación.

QUÉ ES UN VEHÍCULO HÍBRIDO

En primer lugar, debemos definir qué es: un coche híbrido es aquel que posee un motor de combustión (diésel o gasolina), uno o más motores eléctricos y dos tipos de baterías.

Al no tener embrague, caja de cambios convencional, alternador, motor de arranque y correa de accesorios, sus elementos se desgastan en menor medida y su revisión es más simple, al tener menos piezas.

Qué NO tiene un vehículo híbrido

PRINCIPALES DIFERENCIAS

Las baterías convencionales necesitan el mismo mantenimiento que los coches a gasolina o diésel, mientras que las específicas de los vehículos eléctricos, encargadas de alimentar al motor eléctrico, no están pensadas para fallar, por lo que su tiempo de vida se equipara al del coche.

A diferencia de un coche con motor de combustión, para los híbridos se recomienda arrancarlos durante 30 minutos y darles una vuelta una vez a la semana si van a estar un tiempo parados.

Al tener mayor cableado, centralitas y conexiones, deben ser revisados con el paso del tiempo si se ha encontrado a la intemperie, ha estado expuesto al salitre marítimo y a la sal que se esparce en las carreteras en invierno.

El software del vehículo debe ser actualizado con más frecuencia y si en un trayecto habitual aparece humedad, con el tiempo podría acumularse y provocar óxido. Además, si el nivel del agua asciende por encima de las ruedas, se deben revisar los circuitos eléctricos ya que pueden resultar dañados.

Por último, cabe destacar el posible desgaste de discos y pinzas si se abusa del freno de servicio al no hacer un buen uso del freno motor al conducir.

© Grupo Peña Automoción 2021

Desarrollado por INNN

Tiendas online