Los coches eléctricos y sus averías más comunes

Aunque siguen siendo minoría, los coches eléctricos se venden cada vez más.

Es cierto que un motor de un coche eléctrico es mucho más sencillo que el de un coche de combustión, pero aun así, un modelo sin emisiones también puede sufrir grandes y costosas averías

Índice de secciones

1. Piezas comunes y piezas especiales

2. Avería en el sistema de frenada regenerativa

3. Avería en la batería

4. Avería en el ‘software’

5. Avería en el proceso de carga

✅  PIEZAS COMUNES Y PIEZAS ESPECIALES

Los coches eléctricos cuentan con piezas comunes a los coches de combustión, que requieren el mismo o incluso mayor mantenimiento, un ejemplo de estas piezas son: los neumáticos, los frenos o un sistema de refrigeración.

Los coches eléctricos no necesitan cambiar el aceite ni las bujías, entre otros, ya que, no presenta un motor de gasolina o diésel.

También tiene piezas propias, como el motor eléctrico o la batería, que generan averías por distintos motivos y elementos.

✅  AVERÍA EN EL SISTEMA DE FRENADA REGENERATIVA

Los coches eléctricos utilizan la frenada para recuperar energía gracias a un convertidor que recarga la batería.

Este convertidor puede fallar y que no recargue energía y el testigo de recarga del cuadro de instrumentos no indique nada, lo que provocará que la batería se termine mucho más rápido.

✅  AVERÍA EN LA BATERÍA

Esta se detecta rápidamente, ya que o no cargará o se descargará muy rápidamente. Para evitarlo, hay que evitar las cargas rápidas y siempre tener una carga de entre un 20% y un 80%.

Al ser una de las piezas más importantes, también es de las más caras, y si hay que cambiarla, el coste puede ser de 6.000 euros o más. Es por eso, que los fabricantes ofrecen mayor garantía a productos como la batería que en el resto de piezas.

✅  AVERÍA EN EL ‘SOFTWARE’

Los coches eléctricos tienen más software que los de combustión, con respecto a la carga de la batería y a la gestión de la energía.

Este tipo de avería suelen surgir al realizar actualizaciones en el vehículo. Puede ser que tarde mucho en realizarse, o que el coche se bloquee y no arranque ni funciones sus sistemas.

✅  AVERÍA EN EL PROCESO DE CARGA

Este tipo de fallo se puede dar por distintos motivos:

  1. El punto de carga puede estar en mal estado o no estar activo, y si el coche está enchufado, este se queda bloqueado sin dejar retirar el cable. Para esto, se debe buscar el diferencial del punto de carga y rearmarlo.
  2. El coche no cargue o lo haga muy despacio debido a que no se ha encontrado la potencia suficiente, por ejemplo, en casa.
  3. Si el coche está cargando y está cerrado, el cable no se puede desconectar. Si se intenta quitar sin abrir el coche antes, puede bloquearse la carga o producirse daños en el cable o la batería.
  4. Si en el proceso de carga, se detecta olor a quemado, hay que salir inmediatamente del coche y ponerse en contacto con emergencias.

© Grupo Peña Automoción 2021

Desarrollado por INNN

Tiendas online